Los numerosos programas de cocina que han invadido la pequeña pantalla han hecho famosas varias marcas de procesadores de alimentos, de modo que se han vuelto reales estrellas de tiendas especializadas y cadenas de supermercados. Pero es mucho más que un accesorio de moda y debe ser elegido con cuidado, sobre todo porque el precio varía considerablemente según la referencia y la marca.