Se prohíben los materiales gruesos y voluminosos que reducen el tamaño de la cuna, en parte debido al riesgo de acumulación de calor y en parte porque el bebé podría hundirse en ellos y asfixiarse. En el caso de los recién nacidos, también evita el acolchado fino usado como nidos de cuna. Hay organizaciones de consumidores que incluso recomiendan prescindir de estos nidos por completo. Si quiere poner a su bebé en la cuna desde el principio, asegúrese de que esté en un lugar fijo de su dormitorio. Como regla general Lo importante es montarlos correctamente para que no haya espacio entre la cuna y la cama de los padres. Las barras desmontables convierten la cuna en una cuna confortable sin costo adicional. Algunos modelos de cunas también tienen un kit de montaje que incluye paredes adicionales o una cabecera y piernas más bajas. Esto significa que las cunas de calidad pueden acompañar los dulces sueños de un niño durante muchos años.