La premisa básica es que el robot aspirador se mueve de forma aleatoria o inteligente por una habitación y aspira por donde quiera que vaya, pero como cualquier dispositivo, el funcionamiento de un robot aspirador incluye más que eso. Hay que tener en cuenta la puesta en marcha, mantenimiento, preparación de la superficie a aspirar. Estos son pequeños gestos que son esenciales para una limpieza exitosa y un aparato en buen estado de funcionamiento durante mucho tiempo.